La Vuelta al mundo en ochenta días, J. Verne

El inglés Phileas Fogg hace una apues­ta con los amigos de su club a que conseguirá dar la vuelta al mundo en ochenta días. Parte, en compañía de su fiel criado Jean, apodado Passepartout, y llevando tras sus talones a un policía que está convencido de ha­ber descubierto en él al desvalijador de un banco.

En la India, Phileas Fogg salva a Auda, una hermosa india, de la hoguera a la que eran destinadas las esposas del marajá; y Auda lo sigue durante el resto de su empresa. Tras pasar por numerosas aventuras el inglés arriba a Améri­ca, donde fleta un barco que lo conducirá a Inglaterra: pero durante el desembarco es arrestado por la policía. Después de ser reconocido ¡nocente, es puesto en liber­tad.

Fogg cree, sin embargo, que lleva un día de retraso y que por lo tanto ha perdido la apuesta. Pero luego caen en la cuenta de que viajando siempre en dirección Este ha ganado un día y de que por tanto ha regresado a Lon­dres dentro del plazo establecido. El final feliz se ve co­ronado por su casamiento con la bella Auda.