Vocabulario, Amarasiṃha

[Amarakośa]. La obra hindú más importante de lexicografía, de cuyo autor, Amarasiṃha, sólo sabemos que pertenecía a la religión budista. Probablemente vivió entre los si­glos VI y VIII. Los textos sánscritos de lexicografía tienen doble valor: cultural y lite­rario.

El valor cultural emerge de la propia conformación de los léxicos, los cuales reco­gen gran número de vocablos subdivididos y agrupados por materias, de cada uno de los cuales se dan uno o dos sinónimos. Estos grupos de vocablos constituyen, en efecto, en su conjunto, una especie de en­ciclopedia, mientras la interpretación de sinónimos resulta fundamental para la exacta comprensión de muchas palabras sánscritas. Acerca de su valor literario se observa que los léxicos hindúes — según la tradición indígena — son textos compuestos sobre todo para uso de los poetas, y por esto reúnen vocablos importantes y raros sacados de las ramas más diversas del saber sagrado y pro­fano. A estos léxicos, compuestos en verso, acuden los poetas doctos de la India; y es posible que les mismos estén compuestos por estos poetas; tal es el caso de Amarasiṃha. Los vocabularios de sinónimos com­prenden casi todos un capítulo dedicado a los homónimos, esto es, a las palabras que tienen más de un significado, pero también subsisten en la India léxicos dedicados ex­clusivamente a los homónimos. El Amarakośa se divide en tres libros.

El primero se compone de los capítulos — divididos a su vez en secciones — que reúnen vocablos con­cernientes al cielo, a la divinidad, atmós­fera, planetas, estrellas, divisiones del tiem­po, conceptos abstractos, palabra, lenguaje, ruido, música, danza, representaciones dra­máticas, fiestas, regiones infernales, serpien­tes, venenos, mares, aguas, naves, animales y plantas acuáticas. El segundo libro, divi­dido en diez capítulos — cada uno de los cuales está subdividido en secciones —, reúne vocablos acerca de la tierra, de ciu­dades, habitaciones, montañas, minerales, bosques, árboles, hierbas medicinales, otras plantas, animales diversos, hombre, mujer, salud, enfermedades, partes del cuerpo, ves­tido, las cuatro castas y sus deberes y ocu­paciones. El tercero, dividido en seis capí­tulos — el cuarto y sexto de ellos subdivididos en secciones —, comprende adjetivos referidos a personas y cosas, varias palabras, homónimos declinables e indeclinables y, por fin, reglas para la determinación del género de los nombres.

La celebridad del Amarakośa y el prolongado estudio de que ha sido objeto en la India son atestiguados por gran número de comentarios indígenas y por frecuentes citas de pasajes del Amarakośa en los comentarios en sánscrito a las obras más diversas de la literatura india. Trad. francesa de Loiseleur Deslongchamps con el texto original (París, 1839).

M. Vallauri