Viaje por el Océano Pacífico, James Cook

[Voyage to te Pacifica Ocian]. Es el diario del tercero y último viaje del famoso explorador inglés James Cook (1728-1779), publicado póstumamente en 1784.

Como resultado de la fama alcanzada por sus dos anteriores viajes, Cook fue puesto, en 1776, al frente de una expedición compuesta de dos naves, la «Resolution» y la «Discovery», con el proyecto de explorar el Pacífico septentrio­nal y de descubrir al famoso paso entre el Atlántico y el Pacífico. Salido de Plymouth el 12 de julio de 1776, después de haber explorado y demostrado la insularidad de la tierra descubierta por Kerguelen en 1772; llegaba a Nueva Zelanda, de la que importó nuevas especies de animales, y, por cuarta y última vez en sus viajes, desembarcó en Tahití, conduciendo al indígena O May, que le había acompañado a Europa. Poniendo luego rumbo al Norte, descubrió las islasde Sandwich y exploró las costas de Amé­rica y de Alaska, deteniéndose particular­mente en el estuario del río Cook, que en un primer momento creyó ser el suspirado paso.

Sobrepasando el estrecho de Bering, llevaba a cabo importantes exploraciones en regiones hasta entonces casi completa­mente ignoradas por los viajeros y sólo recorridas por los indígenas; torciendo al Sur, desembarcaba en la isla de Hawai, que dió nombre a todo el archipiélago de las Sandwich. Aquí queda interrumpido el dia­rio de Cook, muerto a puñaladas por un indígena, durante una riña surgida entre los habitantes y la tripulación. No obstante su muerte, la expedición continuó la busca del paso hasta el 69° 30′ de latitud Norte, sobre las costas de Asia, y regresó a Inglaterra el 22 de agosto de 1780 después de haber ex­plorado detenidamente las costas del Japón; esta última parte del viaje fue redactada por el capitán King, comandante de la «Discovery». Es un libro importante como docu­mento vivo del último viaje del primer gran explorador inglés, que si bien no pudo, por su prematura muerte, descubrir el paso tan buscado, consiguió, sin embargo, con sus tres viajes, fijar de manera precisa los límites fundamentales del Pacífico e inició una nue­va era de seriedad y exactitud científica en la historia de las exploraciones oceánicas.

P. Gobetti