Los Principios Generales de la Gue¬rra, Aplicados a la Táctica y Disciplina de las Tropas Prusianas, de Federico II de Prusia

[Les principes généraux de la guerre appliqués á la tactique et a la discipline des troupes prussiennes]. Entre las obras de Federico II de Prusia (1712-1786), éste es el más notable tratado de tema militar; inicia en la lite­ratura bélica el amplio desarrollo que la genialidad de Federico dará a la táctica y la estrategia.

En este tratado estudia dete­nidamente la aplicación de los métodos bélicos según la índole prusiana, y desarro­lla, hasta los menores detalles, su propio pensamiento sobre los sistemas para con­ducir una campaña. Parte de considera­ciones politicomilitares, poniendo de relie­ve la psicología del ejército y el complejo jurídico del país; estudia los movimientos, las concentraciones de tropas en paz y gue­rra, los sistemas para la movilización, las marchas y las batallas. Expone sus princi­pios sobre la ofensiva llevada y desarrollada hasta lo extremo, sobre la defensiva redu­cida a los límites más restringidos, y des­cribe la maniobra oblicua o por líneas internas. Las ordenanzas ágiles y sutiles, la unión perfecta de las tres armas fundamen­tales, constituyen las reglas que informan la nueva teoría de su escuela.

Federico II pone de manifiesto aquí el motivo funda­mental de su estrategia oponiendo a la estaticidad de los adversarios un sistema de guerra rápida, sostenida por una voluntad tenaz e iluminada. Particularmente notable es el estudio sobre el servicio de informa­ciones. El vencedor de Róssbach y Leuthen es el primero que no se contenta con aplicar el arma del espionaje militar, sino que también lo analiza, lo amplía, haciendo de él una escuela. La doctrina de Federico II expuesta en este tratado, sancionada por sus admirables aplicaciones prácticas, llega a ser una guía y una regla precisa. En su pensa­miento se reconoce la génesis de las mo­dernas teorías. El centro de gravedad se desplaza hacia un concepto bien definido: el heroísmo, la fe, el valor individual, llegan a ser los impulsos más poderosos y efica­ces del nuevo racionalismo militar.

G. Gherardini