Experimentos sobre la Magnesia Blanca, la Cal Viva y otras Sustancias Alcalinas, Joseph Black

[Experiments upon magnesia alba, quicklime, and other alcalline substances]. Memoria publicada en Edimburgo en 1755.

Antes de Black se consideraba que en la calcinación de la caliza (carbonato de calcio) ésta absorbía calor y que tratan­do con caliza calcinada la sosa y la potasa (consideradas, como la caliza, sustancias simples), el calor pasaba de aquélla a éstas. Black demuestra que en la calcinación, tanto de la magnesia blanca (carbonato de magnesia) como de la caliza, hay pérdida de peso. De la magnesia quemada, prepa­rada por calcinación de la magnesia blanca, cuya efervescencia comprueba con los áci­dos, obtiene con espíritu de vitriolo (ácido sulfúrico) una solución que, con álcali fijo (carbonato de potasio) vuelve a precipitar en magnesia blanca.

De este ciclo de trans­formaciones deduce que el álcali fijo de­vuelve a la magnesia blanca el fluido aeri­forme que había perdido por calcinación; recoge este fluido que actúa con eferves­cencia en la disolución en ácidos de la magnesia blanca, de la caliza y de los álca­lis fijos, y lo llama «aire fijo» (hoy anhí­drido carbónico); observa que el aire fijo es absorbido por los álcalis cáusticos y por el agua de cal sobre cuya superficie se for­ma una película que impide la respiración de los animales, y que se produce en los carbonatos y también en las fermentaciones y en la respiración.

Comprueba, también, que las fuerzas que unen al aire fijo a los álca­lis son mayores que aquellas que le unen con las tierras alcalinas, pues de los pri­meros puede ser separado por calentamien­to, pero no de las tierras alcalinas. Con estas investigaciones clásicas se aportó una gran contribución al desarrollo de la quí­mica. Black, seguidor de la teoría del fíogisto, dio a ésta, inconscientemente, un golpe decisivo, abriendo el camino a las inmi­nentes teorías de Lavoisier. A las mismas se adhirió Black, entre los primeros, en 1791.

G. Speroni