De la Religión Considerada en su Origen, sus Formas y su Desarrollo, Benjamin-Henri Constant de Rebecque

De la Religión considérée dans sa source, ses formes et ses développements]. Obra de Benjamin-Henri Constant de Rebecque (1767-1830), publicada en cinco to­mos en 1824-31.

Sobre la exigencia de un sentimiento religioso que dé al alma hu­mana la riqueza de una vida interior, a menudo negada por la sociedad, y la fina­lidad de la propia conducta, el autor hace la historia de la idea religiosa desde los tiempos antiguos hasta el suyo. La alianza del sacerdocio y del despotismo se muestra en los pueblos antiguos como una de las formas más despreciables de religión: egip­cios, indios, incluso romanos, presentan en la historia un connubio fatal, extraño al es­píritu religioso en sí y por sí. Mucho más libres en sus manifestaciones religiosas son los griegos, educados en un sencillo sentido de civilización y una notable libertad es­piritual.

El sentimiento religioso es una exi­gencia insuprimible y no hay que confundirlo con las religiones organizadas — tanto si tienen una culpable unión con el Estado, como si actúan contra él o son indepen­dientes —, en cada una de las cuales hay, sin embargo, una parte de verdad. El mis­terio de la religión, su voz íntima, el mismo testimonio de la muerte, son pruebas in­eludibles; cae toda objeción que, combatien­do a las religiones reveladas o castas reli­giosas, pretenda extinguir el ideal de un Dios justo y ordenador del universo. La religión es por otra parte progresiva, según las mismas conquistas de la civilización: negarla sería negar incluso el espíritu hu­mano ansioso de verdad y de justicia. La obra surge de la segura formación deísta del autor y explica los orígenes de su actitud política; en conjunto puede considerarse como un testimonio de las corrientes socinianas y unitarias.

C. Cordié