Biografía Universal de los Músicos y Bibliografía General de la Música, François Joseph Fétis

[Biographie universelle des musiciens et bibliographie générale de la musique]. Diccionario musical de François Joseph Fétis (1784-1871), en ocho volúmenes, publicados en París desde 1837 a 1844. Un suplemento de dos volúmenes lo redactó Arthur Pougin en 1878-1880. Es el trabajo más importante del musicólogo belga, y sin duda alguna representa para aquella época una notable contribución a los estudios de esta materia. El material es excelente; se ci­tan muchísimos músicos, ya mayores, ya me­nores; y sus biografías son, en general, muy extensas. Naturalmente, también los errores están en proporción; y a la distancia de un siglo, aparecen más claramente, pero no es tanto por estos errores por lo que la obra ha perdido su interés (ya que otras obras del género, que permanecen vivas aún, como la Historia de la música, v., de Ambros, no están inmunes de ellos ni mucho menos), como por el defecto fundamental del autor: la falta de verdadero sentido crí­tico y, en cambio, una superficial facilidad de juicio, que sabe casi a dilettantismo. Esto se echa de ver también en otras obras de Fétis (v. la Música al alcance de todos); pero aquí en especial, dado el volumen del trabajo; y ya se revela en la falta de justa proporción entre los varios artículos: bas­tará decir que al violinista Baillot se le dedica casi doble espacio que a Vicenzo Bellini.

Algunos ejemplos de los criterios de Fétis: en Bach (de quien, sin embargo, afir­ma que es quizás el mayor músico alemán) halla armonías bastante incorrectas, aunque atrevidas y llenas de efecto; Bellini sentía la exigencia de la modulación, pero la ar­monía le era desconocida hasta el punto de que al pasar de un tono a otro incurría en falsas relaciones (y Fétis no se da cuenta de que precisamente los ejemplos que cita, son bellos y característicos); de Verdi da un juicio substancialmente negativo (lo extra­ño es que le reconoce dotes de pensador, los cuales, según él dice, le hicieron com­prender que el gusto por la belleza musical había pasado, y era suplantado por el de las emociones nerviosas); al tratar de Wagner pierde el tino al discutir sus teorías y le acusa de intelectualismo y debilidad de sen­timiento e imaginación. Con todo, a pesar de su dilettantismo crítico, la Biografía Uni­versal de Fétis sigue teniendo cierto valor informativo, sobre todo en la parte que se refiere a la Edad Media. Pero quizás su mayor interés resida en la abundancia de noticias acerca de músicos menores, espe­cialmente franceses, las cuales aún hoy son muy útiles.

F. Fano