Quien te ha Visto y Quien te ve y Sombra de lo Que Eras, Miguel Hernández

Este auto sacramental es la primera tentativa dramá­tica del malogrado poeta español Miguel Hernández (1910-1942). Como en sus mode­los del siglo XVII, Miguel Hernández pre­senta una síntesis alegórica del transcurrir de la vida humana desde el estado de gra­cia, que él llama Estado de las Inocencias, a su caída en el pecado y en el crimen, azuzado por el Deseo y por los Sentidos, siervos rebeldes que coadyuvan en la caída.

Al final el Hombre logra liberarse por el arrepentimiento, instado por la Voz-de-Ver­dad, transparentándose en la alegoría las figuras capitales de la Escritura que pre­nuncian la Redención y finalmente, como era forzoso en un auto de esta especie, la institución del Santísimo Sacramento, al que desde el principio alude en sus menciones campesinas del trigo y la vid. Se publicó en 1934, en la revista «Cruz y Raya», y dio la medida de la capacidad poética y de las posibilidades técnicas del entonces desco­nocido poeta. La más variada polimetría dentro de la tradición retórica del cultera­nismo se despliega en las páginas del auto. Silvas, décimas, quintillas, romances, octa­vas, seguidillas, hasta artificios de ecos y efectos musicales en letras rústicas para cantar contienen el acendrado y vigoroso poder poético de Miguel Hernández.

La imi­tación deliberada de Calderón es patente. Su artificio conceptuoso y conceptual tiene cabida en estos versos. En ocasiones es Gón­gora el modelo directo. Pero en todos los casos la personalidad del poeta desborda de estos apoyos y aparece inequívoca y patente. En el no corto transcurso de las tres partes en que divide su obra no decae un momento el aliento poético, y si acaso la construc­ción meramente teatral del auto puede te­ner algún fallo, la elevación poética se mantiene tensa, vigorosa y personalísima en todo momento. Ha sido reimpreso en su Obra escogida (Madrid, 1952).

J. M.a Cossío