Protréptico a los Griegos, San Clemente de Alejandría

Escrito apolo­gético de San Clemente de Alejandría (Tito Flavio Clemente), primer doctor de la Igle­sia (hacia la segunda mitad del siglo II d. de C.).

El Protréptico o «exhortación» cons­tituye la primera parte de una gran obra apologética que San Clemente se había pro­puesto escribir en defensa del Cristianismo. El autor se dirige a los paganos demostrán­doles lo vanos que son los mitos y las le­yendas griegas y lo muy superior que es la filosofía cristiana a la pagana: comienza atacando los misterios y los oráculos que de tanta confianza gozaban entre sus contem­poráneos y tenían en la religión pagana importancia tal vez mayor que las mismas divinidades; pasa después revista a todos los dioses, desde, los de la antigua mitología griega a los egipcios, y demuestra, utili­zando una vez más, como todos los apolo­gistas cristianos, el concepto expresado por primera vez por Evemero de Mesina, de que los dioses no son más que hombres divini­zados.

Hablando de los cultos, de los sacri­ficios y de las imágenes, San Clemente nota con agudeza la importancia que había tenido el arte en el desarrollo del paganismo para pasar a hablar luego de la filosofía, que co­noce los problemas y los tormentos del alma, pero no sabe encontrar para ellos aquella respuesta ‘satisfactoria que se encuentra, en cambio, en la Sagrada Escritura. La obra se cierra con una larga y ardentísima exhor­tación a los paganos a abrazar el Cristianismo, la única fe en que el alma humana puede encontrar la paz y la serenidad: y esta exhortación está dictada por un senti­miento verdadero, profundo y entusiasta, que se expresa en algunos momentos con acentos verdaderamente líricos. Su estilo es más bien enfático, adornado con todos los postizos atavíos del arte retórico al que el autor se muestra muy esquivo en sus obras posteriores.

C. Schick