Poema de Agushaya, Anónimo

Es un texto mí­tico babilónico, cuyo argumento es la fu­sión de tres divinidades femeninas mesopotámicas en una sola. Las tres figuras divinas son Istar, Saltu y Agushaya. El poder de Istar es tan grande que preocupa a su guardián Ea, y éste piensa crear una rival suya que pueda combatirla eficazmente. Crea, pues, a Saltu, formándola con barro y dándole todo el poder necesario. Istar quiere luchar contra su rival, pero antes envía a su mensajero Ninshubur para infor­marse de sus cualidades.

En este momento llega Agushaya, compañera de Istar; ante todo quiere intentar los medios pacíficos, y, apelando a Ea, trata de pacificar a las dos poderosas contrincantes. Ea está con­forme, aunque no quiere que se destruya su creación, Saltu. Las tres diosas hacen las paces, y desde entonces vivirán concordes. Es probable que este mito se escribiera en la época del rey Hammurabi, quien trató por diversos medios de provocar y promover la fusión de figuras divinas semejantes, y especialmente la de divinidades sumerias y acadias, a fin de crear de este modo un panteón babilónico único. Edición de Zimmer, Istar und Saltu, Academia de Cien­cias de Leipzig, 1916.

G. Furlani