La Vida de Jesús, David Friedrich Strauss

[Das Leben Jesu kritisch bearbeitet]. Obra de David Friedrich Strauss (1808-1874), publi­cada en 1835 y, sucesivamente, en varias ediciones en parte modificadas. Debe su ce­lebridad a la audacia con que el autor intro­duce el concepto de «mito» en la interpre­tación del Evangelio.

Situándose en con­traste con la exégesis ortodoxa, que admite una intervención sobrenatural en la histo­ria, o con la interpretación racionalista de su tiempo, que negaba lo sobrenatural pero se esforzaba por mantener un núcleo histó­rico en cada episodio evangélico, Strauss afirma que el problema planteado por los relatos evangélicos no estriba en su valor histórico, sino en la idea que quieren expre­sar. La tradición evangélica trata manifies­tamente de presentar a Jesús como el Me­sías anunciado por las profecías. Pero del Mesías se tenía, en los tiempos de Jesús, una idea bastante precisa: se sabía, por ejemplo, que su vida debería desenvolverse de acuer­do con el ejemplo de los grandes personajes del Viejo Testamento, porque éstos, inver­samente, eran considerados como su prefigu­ración. Por consiguiente, cuando los episo­dios de la vida de Jesús coinciden con los del Viejo Testamento, se debe deducir, se­gún Strauss, que el episodio evangélico ha sido plasmado sobre el modelo antiguo.

El mito judaico del Mesías no sólo se super­pone a los recuerdos de la vida de Jesús haciéndolos irreconocibles, sino que en la mayor parte de los episodios debe conside­rarse como la sustancia misma de la narra­ción. El contenido histórico de la vida de Jesús se desvanece por completo. Strauss pretendía que su crítica dejase intacto el contenido ideal del cristianismo, al que ha­cía consistir, hegelianamente, en la perenne encarnación de lo divino en la humanidad; pero la fuerza de sus premisas le arrastró, más tarde, a una abierta negación del cris­tianismo en la obra La antigua y la nueva Fe [Der alte und der neue Glaube] publi­cada en 1872. [Trad. anónima con el título Nueva vida de Jesús (Valencia, s. a.). Tra­ducción de La antigua y la nueva fe por Augusto Manzano (Madrid, 1893)].

G. Miegge

He aquí una obra que hace pensar y es sustancial. Os aconsejo esta lectura árida pero interesantísima. (Flaubert)