El Poema de los Dioses Graciosos y Bellos, Anónimo

Parece que este poema de la literatura ugarítica, muy afín a la Feni­cia antigua y expresada en lengua ugarítica, dialecto semítico hablado en el segundo mi­lenio a. de C. en la Siria del norte y sobre todo en la ciudad de Ugarit, es en realidad un escrito litúrgico, consistente en una se­rie de breves notas destinadas al sacerdote oficiante. Desempeña un papel importante en esta composición la divinidad Mot. En el poema se describe, además, de qué ma­nera El procreó a los dioses graciosos y bellos. Él es la lluvia portadora de fecun­didad. Todavía no se ha conseguido recons­truir la trama de la narración, debido al carácter fragmentario y discontinuo de los trozos que se conservan.

G. Furlani