Silios, Timón

Composiciones paródicas griegas en boga durante la época ale­jandrina. Su más célebre cultivador fue Timón, filósofo escéptico y poeta natural de Fliunte, que vivió aproximadamente en­tre 320 y 230 a. de C. Sus Silios, en hexá­metros, estaban divididos en tres libros, de los cuales han llegado hasta nosotros unos fragmentos bastante reducidos. El primer libro contenía una disputa entre filósofos, suscitada por Eris, a imitación de aquella con que se inicia la Ilíada (v.); el cínico personaje superior a las pasiones y no afec­tado por los vicios de los demás es Pirrón, veneradísimo maestro del autor.

Otro mo­tivo del primer libro era una «pesca» de filósofos, imitada de Luciano en su Pes­cador (v.). El segundo y el tercer libros na­rraban una bajada al infierno a imitación de la homérica del libro XI de la Odisea (v.); Jenófanes hace las veces de Tiresias: se aparecen a Timón los diversos filósofos; en el segundo libro los más antiguos, en el tercero los modernos. Entre éstos el autor toma por blanco, sobre todo, a Zenón y a Epicuro; quedan exentos de la sátira Pirrón y Jenófanes, considerados como tendencial- mente escépticos. Los escasos fragmentos que han llegado hasta nosotros no nos per­miten formarnos idea precisa de los Silios; la sátira debía de ser en ellos aguda y llena de ingenio, vivo y original su lenguaje, y ejercieron cierto influjo en la poesía hu­morística cínica, especialmente en la de Menipo. En la Antigüedad tuvieron notable fama.

C. Schick