Los Quince Gozos del Matrimonio, Antoine de La Sale

[Les quinzes joyes du mariage]. Obra satírica del escritor francés Antoine de La Sale (1388-1469?), o al menos atribuida a él con cierta probabilidad.

Continuando la tradición medieval de la violenta misoginia, el autor describe las diversas desgracias del matrimonio, personificándolas en la figura de un marido al que no pasa día sin que le ocurra alguna desventura. La narración, hecha con una burla no privada de viveza, muestra en la mujer el deseo de vivir y de gozar y en el marido la responsabilidad de una situación que, por contraste, no hace más que procurarle quebraderos de cabeza; hasta que, para colmo de desgracias, ante tantas maliciosas intromisiones femeninas, acaba por creer que el culpable es él y que no sabe administrar la casa.

La extensa des­cripción de tantas peripecias familiares sus­cita en el autor la sonrisa disimulada, pero complacida, de quien, navegando bien en las cosas del mundo, da a entender que lo mejor es no tomarlas en serio, y que la mu­jer con su volubilidad y con sus caprichos, encarna los tiempos nuevos, decididamente inspirados en la acción y en el goce de la vida; encerrarse en ásperas recriminaciones es prueba de estrechez de alma y de renun­cia a cuanto de bello hay en el mundo. La sátira, incisiva y a veces cruda, de las tribu­laciones del pobre marido y de la astuta y pérfida mujer, revela a un observador que se enfrenta con la sociedad del primer Rena­cimiento y que comprende la necesidad de una renovación.

El estilo, rápido e intencio­nado, es propio de un pensamiento ya libe­rado: un juego impregnado de ironía, mientras declinan las rígidas reglas de la antigua moral y avanza en toda su variedad el incondicional amor a la ingenuidad de la natu­raleza. Las reivindicaciones de la mujer, que son alegría instintiva de existir frente a los cálculos ávidos y egoístas de la moral conyugal,, entran también en esta valoriza­ción de las esencias de la nueva sociedad, y sólo exteriormente adoptan, bajo la apa­riencia de candidez y sinceridad, una forma groseramente cómica que, sobre todo en el teatro, debía tener fortuna al menos hasta Molière.

C. Cordié