La Tempestad, W. Shakespea¬re

Próspero, duque de Milán, más interesado en los li­bros y en la magia que en el ducado, es depuesto por su hermano Antonio. Tras ser embarcado en un bote con su hija Miranda, arriba a una isla habitada por Calibán, hijo de una bruja, y por algunos espíritus, entre los que se encuentra Ariel.

Próspero somete a todos a su servi­cio. Doce años después, hace naufragar con sus artes má­gicas en las proximidades de la isla una nave que trans­portaba a Alonso, rey de Nápoles, con su hijo Fernando y su séquito, además de a Antonio, el hermano de Prós­pero. Consiguen alcanzar todos la isla, pero Fernando se queda aislado de sus compañeros: encuentra a Miranda y los dos jóvenes se enamoran a primera vista según el plan de Próspero, que mediante un encantamiento lo hace su esclavo.

Mientras tanto Ariel, por orden de su amo, aterroriza a Antonio y a Alonso, los cuales se arre­pienten de sus fechorías. Entonces, Próspero libera a Fer­nando del sortilegio y le da como esposa a Miranda; per­dona a su hermano a condición de que le restituya el du­cado y a su vez devuelve a Fernando a su padre. Por últi­mo, tras haber renunciado a la magia, libera a Ariel y zar­pa para Italia, dejando a Caliban dueño y señor de la isla.