Entre los Suyos Uno se las Arregla, Alejandro Oshorski (Aleksandr Nikolaevic Ostrovski)

[Stvoi Ijudi, soctemsja]. Comedia del escritor ruso publi­cada en el año 1850. Aunque es una de las primeras obras del gran comediógrafo, es de las mejores, por sus descripciones de la clase mercantil y de sus peculiaridades (despotismo para con los dependientes, tira­nía en el ámbito familiar, grosería e igno­rancia) incluidas en el concepto de «samodurstvo», palabra literalmente intraducible.

El protagonista, el comerciante Bolsov, es el típico déspota grosero e ignorante se­ñalado por el término «samodur». El argu­mento es muy sencillo, pero suficiente para dar al escritor numerosos y eficaces motivos para un amplio cuadro de costumbres y de psicología. Bolsov ha decidido que su hija Lipocka se case con uno de sus dependien­tes, Podchaljuzin, y por supuesto no se ha preocupado de conocer ni el parecer de su hija ni el de su mujer, una mujer aniqui­lada por su despótica violencia. La falta de principios morales en Bolsov no afecta sólo a su vida familiar, sino también al mundo de sus negocios.

Y en ello está su ruina, no tanto por la quiebra que le cae encima, como porque, como «samodur», su favorito Podchaljuzin es un discípulo que supera al mismo maestro. Bolsov, queriendo que su dependiente llegue a ser su yerno, quiere también, cediéndole todos sus bienes, enga­ñar a sus acreedores. Y cuando, después de la quiebra, encerrado en la cárcel por deu­das, pide socorro para que le saquen de allí, Podchaljuzin, apoyado además por Lipocka, se niega. En el desenlace de la comedia, que casi es drama, llega a ocu­par el primer plano la actitud de Lipocka, fruto de dos elementos: el «samodurstvo», como imposibilidad de que el amor nazca del terror, y esa falsa y superficial «instruc­ción de las señoritas» que había empezado a penetrar también^ en la clase mercantil, consiguiendo tan sólo crear presunción y nuevos motivos de roces y conflictos sobre la base de una originaria grosería y falta de principios morales.

E. Lo Gatto