El Caballero de Industria, Vincenzo Martini

[Il cavaliere d’industria]. Comedia en cinco actos de Vincenzo Martini (1803-1862), re­presentada en 1854. Es, sobre todo, una garbosa y viva representación de ambiente. La condesa Maria di Val di Prato, la mar­quesa Ortensia di Campochiaro y, en gene­ral, todas las damas de la aristocracia flo­rentina, pierden la cabeza por el barón Mario de Newdork, un americano lleno de señorío, de seguridad y de encanto. El marcués Emanuele Silvani, desesperado porque condesa Maria, a quien ama, le abando­na, y hallándose además en una difícil si­tuación económica, recurre a la ayuda del barón, el cual le promete interceder por él cerca de Maria. En realidad, desacredita completamente a Emanuele a los ojos de la condesa, obteniendo de ella promesa de matrimonio, y con la apariencia de ayudarle, entrega a Emanuele una suma obtenida de Maria por una letra de cambio. Al mis­mo tiempo vende al caballero Dionigi di Monteaperto las acciones de unas minas inexistentes, y, durante una recepción, roba las perlas de Maria. El arresto del pseudobarón por haber falsificado letras de cambio lo pone todo en claro, pero Emanuele pre­fiere renunciar al amor de la condesa Ma­ria, que ha resultado tan poco seguro. El mariposeo de las damas en torno al elegante caballero de industria y el retrato de una sociedad que Martini conocía perfectamente, son los motivos más felices de esta comedia. El barón Mario de Newdork es una de tantas personificaciones en que, desde prin­cipios de siglo, se presenta el tipo del ladrón de guante blanco, simpático en la primera parte de la comedia por su señorial segu­ridad, pero humillado al final.

U. Déttore