El Billete de un Millón de Libras

[The £ 1000000 Bank-Note]. Es uno de los más conocidos relatos del humorista americano Samuel Langhorn Clemens, co­nocido bajo el seudónimo de Mark Twain (1835-1910), publicado en 1879. El protago­nista, que narra en primera persona, em­pleado en una empresa minera de San Fran­cisco, al hacer una excursión en barca de vela, se aventura demasiado en alta mar y en el momento crítico es recogido a bor­do. de un navío que va a Londres, donde desembarca con un dólar en el bolsillo. Muerto de hambre encuentra a dos her­manos archimillonarios que, a consecuencia de una apuesta, le entregan un misterioso sobre cerrado y le despiden sin más expli­caciones. Cuando abre el sobre encuentra un billete de un millón de libras y una carta que le informa que se pone a su dis­posición dicha suma durante un mes, pro­metiéndole, si consigue salir con éxito de la situación, un buen empleo. Así, pues, se encuentra con un billete de un millón de libras y sin dinero para pagarse una modes­ta cena. Nadie puede cambiarle el billete y dirigirse al Banco significaría ir directamen­te a la cárcel.

Pero la suerte y su presen­cia de ánimo le ayudan. Al cabo de una semana se ha convertido en el hombre más célebre de Londres, riquísimo al mismo tiempo de crédito y de deudas. Durante una recepción conoce a una bellísima señorita, Portia, y se enamora de ella. Entre tanto el mes ha transcurrido y él se presenta, acom­pañado de la bella Portia, a los dos herma­nos: no sólo no ha acabado en la cárcel, como uno de ellos había apostado, sino que ha demostrado saber conseguir con su présta­mo valiosas ganancias. Por otra parte Portia resulta ser hija del ganador de la apuesta. Un matrimonio sellará el suceso. El contraste entre lo absurdo de la situación inicial y la verdad de las reacciones psicológicas y de las consecuencias sociales que resul­tan es el motivo vital del relato. El hu­morismo de Twain nace, también aquí, de una fantástica y divertida refundición de la realidad, en la que un optimismo natural se combina con el sentido de lo paradójico. [Trad. castellana de J. Hubert en el volu­men Novelas cortas, cuentos y relatos (Bue­nos Aires, 1945; 2.a ed. 1947). Trad. catala­na de J. Carner en L’Elefant blanc, robat (Barcelona, sin fecha)].

L. Spaventa Filippi