Victoria Accoromboni, Ludwig Tieck

[Vittoria Accoromboni]. Novela de Ludwig Tieck (1773- 1853); ideada en 1792 como historia de lo­curas y encantamientos, escrita y publi­cada entre 1836 y 1840, puede decirse qué su composición abarca toda la evolución de Tieck, hasta que éste, impresionado por la lectura de Waverley (v.) y de Los no­vios (v.) de Manzoni, decidió ambientarla históricamente en la Italia del Renacimien­to.

Victoria Accoromboni encarna perfec­tamente a la mujer del Renacimiento: culta, resuelta, inteligente y sensual. Para salvar a su hermano y huir de las persecuciones de un Farnesio, se casó con un insignifi­cante cortejador, del que la separará el duque de Bracciano que, poseído de ar­diente pasión por ella, se libera de su pro­pia mujer y después del marido de Victo­ria. Ésta, sin embargo, sospechosa de ho­micidio, es encarcelada y sólo salva la vida gracias a su posición y a la influencia del duque de Bracciano. Muerto el Papa, du­rante el cónclave logra huir y reunirse con su amante. Al subir al solio el austero Six­to V, los dos dejan Roma para vivir en el lago de Garda, donde transcurren jornadas idílicas. Pero el duque de Bracciano muere envenenado, y también Victoria perece a manos de un sicario enviado por un an­tiguo amante. La fuerza de evocación his­tórica, ayudada por la reconstrucción pre­cisa del ambiente, se logra aquí mejor que en las Novelas cortas (v.).

La evoca­ción del Renacimiento es más apta para lograr el color de la época que para evocar problemas espirituales. La visión, sin em­bargo, es en esta obra más consistente que en las Peregrinaciones de Franz Stembald (v.): los personajes, representados objeti­vamente, adquieren, aun manteniendo sus características románticas, particular relie­ve de realidad (v. también el Diablo Blanco).

G. F. Ajroldi