Viaje al Parnaso, Giulio Cesare Córtese

El poema de Caporali inspiró el Viaje al Parnaso [Viaggio in Parnaso], poema en siete cantos, en octavas y en dialecto napo­litano, de Giulio Cesare Córtese (hacia 1575- 1627), publicado en 1621. Cansado de su vida, privada de todo consuelo de gloria o de amor, Córtese imagina ser el personaje de un viaje fantástico al Helicón. Llega a la cima de una montaña donde reina un eterno mayo; en lo alto surge el palacio de Apolo y de las Musas que «ad ogne tiempo stanno ’n risco e ’n canto».

Se presenta a Apolo y es admitido por éste como paje. El grupo de poetas y poetisas que rodean al dios — entre los cuales están Cariteo, Sannazaro, Tansilio y Tasso — protestan rui­dosamente de la admisión de aquel huésped del barrio del Puerto (que era y sigue siendo el barrio más popular y de peor fama de Nápoles), pero él les replica con altivez y prontitud y se granjea de este modo la amistad de Cesare Caporali, el autor del primer Viaje al Parnaso, en cuya compañía pasea por el palacio, los jardines y el parque de Apolo. Allí tropieza con muchos anima­les predilectos de la fantasía del poeta, asiste a una disputa por una cuestión de amor entre un marido engañado y los cul­pables de la traición, y finalmente a una sesión del Parnaso presidida por Febo. Entre los reos hay poetas acusados de barroquismo, pero todos son absueltos por la benignidad de Apolo. Muy pronto el poeta siente la añoranza de su tierra, y decide despedirse; Apolo le regala una servilleta encantada, la cual, apenas desplegada, se transforma en una mesa ricamente dispues­ta.

Pero el poeta encuentra luego a un joven que posee un cuchillo que al ser clavado en el suelo hace surgir un admirable palacio, y trueca su regalo por el mágico cuchillo. Mas ahora ¿qué comerá? ¿Dónde construirá su castillo? Se ha por­tado como un necio, y se siente muy des­graciado. Con esta confesión se cierra el poema y se termina el viaje. Como la Vajasseide es una contrahechura burlesca de los poemas épicos del siglo XVII, así también el Viaje, insistiendo sobre temas ya difundidos en el siglo XVI, contiene la sátira sin veneno de la poesía contemporá­nea. También éste, como los demás poemas de Córtese, carece de sólida estructura y esa veces prolijo, pero está sostenido siempre por el animado colorido napolitano y por una comicidad bonachona y franca. Algunos datos autobiográficos referentes a la triste vida del autor no carecen de emotiva sin­ceridad.

M. Sansone

*    Entre los autores que aprovecharon el tema del viaje al Parnaso son dignos de mención: en Italia, Boccalini con sus Avi­sos del Parnaso (v.), Scipione Errico con la comedia Las revueltas del Parnaso (v.), An­tonio Abbondanti di Imola con el poema en tercetos Gazzette Menipea del Parnaso (1628) y Nicola Villani (1530-1636) con al­gunos capítulos satíricos de sus Rime piace- voli [Rimas placenteras]; en España, además de Cervantes con su Viaje del Parnaso (v.), Saavedra Fajardo en su República literaria (v.), Moratín en la Derrota de los pedan­tes (v.); en Inglaterra, Swift con la Batalla de los libros (v.); en Alemania, Lenz con la sátira dramática Pandaemonium germani- cum (v.), etc.