Vagabundeo, Giovanni Verga

[Vagabondaggio]. Doce novelas cortas de Giovanni Verga (1840- 1922), publicadas en Florencia en 1887. Habían ya sido editadas todas en el trans­curso de varios años, esparcidas en diferen­tes revistas. De ahí el carácter poco unita­rio del volumen, reflejo de un período de distintas experiencias artísticas.

Unas se mueven en un fondo siciliano más o menos esencial a su naturaleza: «Vagabundeo», odisea de un muchacho hastiado de inmo­vilidad a través de un mundo equívoco de pequeños nómadas, buhoneros, charlatanes, fulleros; «La agonía de un pueblo», sombrío cuadro de una multitud que huye o que implora ante el implacable avance de la lava; «Los del cólera», narración de una locura semejante a la de los «untadores» transportada fuera de la piadosa luz de Manzoni, en la penumbra donde avanza a tientas la ignorancia; «La huella del amor», el eterno drama de los celos y de la cruel­dad; «Nanni Volpe», la burla alegre del ma­rido viejo que logra salvar de las insidias, tanto en vida como después de muerto, su honor y sus bienes.

Otras son más afines, por su contenido o por su tono, a las novelas de Por las calles (v.): «Un proceso» y «El bello Armando» desarrollan el tema de la incomprensión del juez hacia la doliente humanidad de los delincuentes y de los que viven al margen de la ley, pululando por los bajos fondos de las ciudades; «…y quien vive se contenta» ilumina con una sonrisa pensativa la ingenua buena voluntad de una muchacha decidida a hallar de nuevo la virginidad de su corazón para él nue­vo prometido. En otras partes aparecen los hechos fantásticos en que, entre lo lúgubre y lo patético, se desliza la sonrisa de la burla hacia uno mismo («El día de los muertos», «Lacrymae rerum»). Por el con­trario, preludian el tono de Don Candeloro y Cía. (v.): «El maestro de escuela» y «Artistas del engaño», historia de pequeños románticos y de pequeños ilusos ante los que la sonrisa del poeta se apaga, velándose de melancólica simpatía.

E. C. Valla