Un Encuentro Casual, William Dean Howells

[A Chance Acquaintance]. Novela del escritor norte­americano publicada en 1873.

Miss Kitty Ellison durante un viaje de placer al Canadá, el primero de su vida, en compañía de su pri­mo el coronel Ellison y su esposa, en el vapor que de Quebec les conducía al río Saguenay encuentra a un joven de Boston, Miles Arbuton, el cual, atraído por su be­lleza se une a la pequeña comitiva y a su vuelta a Quebec, donde los Ellison deben detenerse algunas semanas debido a un accidente sufrido por la señora Ellison, se queda con ellos y se aloja en la misma pensión.

El idilio de Kitty y de Arbuton florece sobre el fondo del paisaje canadien­se entre las visitas a los lugares históricos y pintorescos de Quebec y sus alrededo­res, y es animado románticamente por el incidente del perro que asalta a Kitty, pero queda bruscamente truncado por otro inci­dente, banal pero ajustado a los persona­jes. Por lo demás, toda la novela, sobre el fondo de las descripciones de viaje, es un estudio finísimo de caracteres contra­puestos: Arbuton, el aristocrático bostoniano, enfermo de incurable esnobismo; el coronel Ellison, franco, jovial, exento de prejuicios; Fanny Ellison, su esposa, mujer típicamente burguesa, que en cada joven ve un partido para Kitty y que cuando Arbutton se presenta maniobra hábilmente para facilitar el noviazgo; y finalmente la misma Kitty, la hermosa joven de provin­cias, inteligente, espontánea, pero privada de toda experiencia de sociedad.

Para ayu­dar a la prima que había emprendido el via­je casi sin equipaje, Fanny le hace ponerse sus propios trajes, pero durante la ex­cursión final a Chateau Bigot, el día antes de la partida de Quebec, Kitty, en un exceso de sinceridad hacia Arbuton, se presenta vestida con sus propios vestidos de corte provinciano, con la consecuencia de que Arbuton se avergüenza de presentarla a dos elegantes conocidas suyas de Boston que encuentra durante la excursión. Este sencillo hecho revela a Kitty el abismo que media entre los dos y la decide a renun­ciar a él. Arbuton representa el esnobis­mo de la sociedad bostoniana, el esnobismo mezquino y egocéntrico que el autor des­cribe de una manera más amplia en la novela La subida de Silas Lapham (v.). De Arbuton decía Kitty, con mucha pe­netración, que era tan bien educado que de diez veces nueve conseguía ser extra­ordinariamente cortés, pero que a la dé­cima vez descubría la falta de un fondo verdaderamente natural. Y en este caso £i sentía algún remordimiento no era por el hecho de haberse mostrado desagradable hacia los demás, sino sencillamente, por no haber sabido estar a la altura de la si­tuación.

B. Cellini