Playera, Justo Sierra

Forma parte la narración así titulada de los Cuentos románticos (v.) de Justo Sierra (1848-1912), escritor mexicano. El autor nos dice que Playera no es un cuento, ni siquiera una leyenda, «sino un poemilla muy lírico, muy subjetivo; es decir, muy del alma para adentro…, que en lugar de estar escrito en verso, está compuesto en prosa lo más verso posible».

La escena es la mansa orilla de las playas natales, donde Lila, tras de bañarse con su hermanito, se queda dormida, y halla al despertar delante de sí un hermoso mancebo — un ángel — con su arpa, que le cubre de besos la frente. Dispuesta estaba a irse con él en una bar­quilla de cristal, cuando echa de menos al niño, y lo descubre, dormido, en la luna menguante. Ya la barquilla bogaba, bo­gaba…, y la joven vuelve de su sueño al sentir un beso sobre los labios; la barca en tanto seguía bogando, bogando. Ella siente ganas de llorar. «Llorarás — le contesta el ángel inclinando sobre ella su gran mirada de amor…»

A. Millares Carlo