Pigmalion, Jean-Jacques Rousseau

Cierta importancia en la historia de la música tiene la escena lírica Pygmalion, de la que Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) escribió la trama y dos fragmentos de la música, que fue completada por Horace Coignet (1736-1821). La composición fue ejecutada en Lyon en 1770; sólo en 1775 fue presentada en París coma espectáculo. La concepción de una acción teatral como la expuesta, sin cantantes, donde la escena es bailada y hablada con acompañamiento mu­sical, encontró el favor de otros músicos.

Los «monodramas» de Benda y de Zimmermann el «melólogo», e incluso óperas como Egmont (v.), El sueño de una noche de ve­rano (v.), Manfredo (v.), La Arlesiana (v.), encuentran un modelo en esta solitaria muestra. El mismo escenario de Rousseau tuvo en 1772 dos otras versiones musicales: una de Franz Asplmayr (1721-1786), ejecu­tada en Viena aquel mismo año, y otra de Antón Schweitzer (1735-1787), representada en alemania.

E. De Michelis