Los Cuernos de Oro, Adam Oehlenschláger

[Guldhornene]. Notable poema del escritor danés Adam Oehlenschláger (1779-1850), con el cual apareció el Romanticismo en Dinamarca. Fue escrito en 1802, de vuelta a su patria, des­pués de una conversación (o mejor, de una serie de conversaciones) con Henrik Steffens, alumno de A. W. Schlegel en Jena, que fue el primer factor del Romanticismo danés.  Oehlenschláger, en Cuernos de oro, considera la antigüedad nórdica como una edad de oro, de la que son símbolos precio­sos los cuernos de este metal.

La desapa­rición de los dos cuernos (que fueron roba­dos poco tiempo antes de componerse la obra) está representada en el poema como un castigo de los dioses. Uno de los cuernos fue hallado por una joven e ingenua virgen, que caminando embebida en pensamientos amorosos, tropezó en él y recogió «con mano blanca de nieve / el brillante oro»; el otro, lo encontró un campesino, la criatura simple, elegida para esta acción. Con el oca­sional y afortunado encuentro de los cuer­nos de oro por dos inocentes criaturas tan cercanas a la naturaleza, se quiere repre­sentar el motivo romántico del encuentro de los corazones puros con la poesía. Estos corazones la tocan como por milagro, en tanto que los demás se fatigan en buscarla y ni aun siquiera la rozan.

El asunto de la obra de Oehlenschláger es típicamente na­cional, y revela símbolos ocultos, que fácilmente demuestran la naturaleza románti­ca del autor. Pero el poema no es sólo im­portante para la historia de la literatura, sino que es también una de las más sinceras efusiones poéticas del escritor danés.

G. Puccini