Escitas, Aleksandr Aleksandrovic Blok

[Skify]. Poema lírico publicado en 1915. Blok, uno de los mayores exponentes del simbolismo ruso de comien­zos de siglo, se revela aquí como el anun­ciador de la revolución rusa, enamorado de su patria que se opone con singular poten­cia al mundo europeo occidental. «Millones sois vosotros. ¡Nosotros somos millones de millones! —dice Blok—. Pues bien, intentad combatirnos: somos los escitas, sí; los asiáticos somos, de ojos oblicuos, llenos de voracidad.

Todo lo amamos: el calor de los números fríos y el don de las visiones divinas; todo lo comprendemos: el agudo espíritu gálico y el tenebroso ge­nio alemán. Amamos el cuerpo, su sabor y color y su perfume sofocante y mortal. ¿Acaso es culpa nuestra si algún día cruje vuestro esqueleto entre nuestras zarpas pe­sadas? ¡Venid aquí! Venid de los horrores de la guerra a nuestros brazos. Si no es demasiado tarde, volveremos a envainar la antigua espada, oh compañeros, y llegare­mos a ser hermanos. Y si no, nada tenemos que perder. También nosotros somos capa­ces de perfidia.

Nos abriremos paso a tra­vés de la bella Europa, de bosques y florestas y os enseñaremos nuestro morro asiático, ¡Oh, viejo mundo! Antes de perderte por completo, antes de que te des­truya el tormento, detente sabio, como Edipo delante del antiguo misterio o de la esfinge ¡Es una esfinge, Rusia! Exultante o doliente, empapada de negra sangre, ella te mira con odio y amor. Venid todos, venid a los Urales.

Preparamos el terreno para la batalla contra la salvaje horda mo­gol. Pero de ahora en adelante ya no os serviremos de escudo… Presenciaremos la mortal batalla con nuestros ojos oblicuos. Por última vez, ¡oh viejo mundo!, a un banquete de paz y trabajo, aun sereno ban­quete fraternal te llama la lira bárbara, por última vez». El poema suscitó en Rusia una enorme impresión. Expresaba, en efec­to, los ideales del bolchevismo naciente. El ritmo de la poesía es violento y diná­mico, al igual que la época descrita: en ella, un bárbaro misticismo se junta a un sentimiento violento y orgiástico de la realidad. Trad. italiana de Ettore Lo Gatto (Nápoles, 1920).

G. Kraisky