Erófile, Jorge Chortátzes

Tragedia en cinco actos y cuatro intermedios publicada según parece en 1637. Se inicia con un prólogo en el que, entre truenos y relámpagos, aparece Caronte, la divinidad de la muerte, con una hoz, y predice el fin trágico de los personajes.

Comienza luego la tragedia propiamente dicha. Filógono, rey de Menfis, en Egipto, había dado muerte a traición a su herma­no mayor, heredero legítimo del trono, y le había usurpado el reino. De su matri­monio con la viuda del hermano, nació una niña bellísima a la que dieron el nombre de Erófile. Junto a la princesa, se educó también en la corte un niño huér­fano, Panareto, hijo del rey de Tzertza, muerto en la guerra, sin que Filógono co­nociera su origen. Una vez adulto, Pana- reto destaca por su valor y su buen juicio, por lo que es destinado al mando de los ejércitos reales, con los que vence y arroja de la tierra egipcia a los invasores, los reyes de Persia y de Anatolia. También queda vencedor Panareto en las justas con que se celebra la victoria. Entre tanto, el amor ya existente entre Panareto y Erófi­le, desde los años juveniles, hace que los jóvenes celebren un matrimonio secreto. Pero los dos reyes vencidos piden la paz y, como prenda y garantía de ella, las bo­das de Erófile con el que ella prefiera de los dos.

Panareto, invitado por el rey a manifestar su opinión, trata de disuadirle de tal propósito; por otra parte, también Erófile se niega al matrimonio. Poco des­pués, Filógono, teniendo noticia de la unión secreta, toma una decisión terrible. Mata a Panareto, le corta la cabeza y las manos, le arranca el corazón, y todo ello, puesto en una fuente de oro, se lo ofrece a su hija como regalo nupcial. A la vista del macabro regalo, Erófile enloquece y se mata en la escena. Llega Filógono ante los gritos de las mujeres del coro, y ellas lo arrojan al suelo golpeándole hasta darle muerte, en tanto la sombra del hermano asesinado, aparecida en aquel momento, se alegra por la justa venganza. Entre los cinco actos de la acción principal, se in­sertan cuatro intermedios que constituyen un drama dentro del drama, y sirven para recrear al espectador de lo trágico del argumento principal, acompañándose de música y danza. El argumento de los in­termedios lo constituyen algunos episodios de la Jerusalén libertada (v.) del Tasso. Toda la tragedia está inspirada y desarro­llada sobre fuentes librescas de la litera­tura italiana del siglo XVI; la cruel tra­gedia de Giraldi Cinzio, Orbecche (v.), es su modelo.

La tragedia tuvo gran éxito en Creta y, en general, en el ambiente griego de su tiempo. Pero el lector moder­no encuentra la obra pesada; los monó­logos cansan, los largos diálogos que a menudo no son más que discursos gnómi­cos, disminuyen el interés; los excesos retóricos ofenden el gusto actual. Las par­tes líricas, sin embargo, no están faltas de gracia. Comparada con Orbecche, Erófile es inferior a su modelo en fuerza dramá­tica : Chortátzes ha eliminado las partes más horribles y repugnantes, pero ha hecho más débil el carácter dramático de la obra. Con todo, en las partes corales, Erófile es muy superior: sus melodiosos endecasílabos pueden compararse a los mejores de la literatura neohelénica.

S. Impellizzeri