Enzio, Friedrich Huch

«Novela musical», aparecida en 1911 de Huch, genial escritor de una familia patricia de Bruns­wick, primo de Ricarda Huch, a quien se aproxima, aun sin alcanzar su vigor y cele­bridad, por la finísima penetración psico­lógica, por la continua oscilación entre una carácter; su madre, que ha perdido la fe tira punzante.

Su arte narrativo sigue la tradición de Raabe y la muerte prematura y repentina del poeta lanza una sombra profética sobre esta novela, que revela en él singular sensibilidad musical. Enzio es hijo de un director de orquesta en el tea­tro de de una pequeña corte alemana, mú­sico en el fondo mediocre y hombre sin carácter: su madre, que ha perdido la -fe en el arte, como en el amor y en la fideli­dad del marido, se separa de éste y se de­dica por completo a la educación de su hijo, en cuyo carácter intuye con espan­to los gérmenes de la debilidad del padre. Enzio se convierte en un apuesto joven y músico que promete.

En una gran ciudad, donde estudia composición, la música pa­rece fortalecer y elevar su naturaleza: le sostienen la confianza de sus maestros, la amistad de su colega Ricardo, vigoroso tem­ple de luchador, y el amor sincero hacia «Bienle», una sencilla y suave muchacha del pueblo. Pero las vacaciones y una gra­ve caída en el hielo le aproximan de nuevo a la hermosa y orgullosa amiga de su infancia, Irene, que le asiste en su enfer­medad. Desde entonces su carácter ya dé­bil empieza a vacilar fluctuando entre va­rios y frívolos amores: intervienen una coqueta intrigante, Pimpernell, genio malo de su vida, a la que nunca consigue sustraerse; luego una colega española, a cuyos caprichos desenfrenados se entrega.

La pe­queña Bienle se aleja voluntariamente de él, aunque espera un hijo: las coqueterías de la intrigante hacen luego que rompa también su noviazgo con Irene. Inespera­damente Enzio siente que se seca en su interior la inspiración musical. El doloroso temor de convertirse en una ridicula cari­catura de su padre, tan despreciado por él, le impulsa a una acción desesperada: se lanza sobre el hielo débil, que ya una vez le había sido traidor, y halla la muer­te. La historia de este fracaso del arte y de la vida, aun no teniendo nada de autobio­gráfico en las aventuras, refleja, sin em­bargo, en la aspiración insatisfecha de rea­lizaciones de ideales artísticos y humanos, el alma musical y nostálgica del autor y su ansia de nobles afirmaciones que su bre­ve vida no le concedió.

C. Baseggio – E. Rosenfeld