En la Casa del Trabajo. En el País de la Esclavitud, Lesja Ukrainka

[V domu roboty, v Kraini nevoli]. Poema dramático de la escritora ucraniana, escrito en 1906, bajo la impresión del fracaso de la primera revolución rusa, que produjo a los ucranianos tantas desilusio­nes.

La escena ocurre en Egipto, en los tiempos de los faraones. Dos esclavos, un egipcio y un hebreo, trabajan junto con muchos otros en la construcción de un es­pléndido templo. El sol abrasa, y cuando llega la hora del reposo, ambos caen ex­haustos sobre la labor. El hebreo invoca al dios de la venganza; el esclavo egipcio responde que sentirse cansado es una cosa natural, y que ello no es motivo para pen­sar en venganzas. ¿Quién habría de ser vengado, y contra quién? Nace así una viva discusión; se enfrentan dos puntos de vista opuestos: el esclavo egipcio dice que su país es la casa del trabajo, en la que se está obligado a trabajar como esclavo al servicio de otros. Si fuera libre, trabajaría lo mismo, y hasta acaso construiría aquel mismo templo, pero con otro cargo.

El es­clavo hebreo, por el contrario, no se siente en su propio país en aquella casa de escla­vitud, y la odia ardientemente: si fuera libre, la destruiría con todos sus espléndidos edificios, que son fruto del trabajo forzado de esclavos como él. Por toda respuesta, el egipcio abofetea al hebreo. A los gritos, acude el superintendente, y vuelve a enviar a los dos al trabajo. El egipcio pide excusas al hebreo por haber olvidado que ambos son compañeros en la causa común del tra­bajo. Pero el hebreo contesta: «De ningún modo. En adelante debo saber que soy es­clavo de los esclavos, y que este país de la esclavitud es para mí un país extranjero, en el que no puedo tener compañeros». Con esta extrema y amarga intransigencia está dibujada y desenvuelta en el poema, con clara alusión simbólica, la diversidad de po­siciones y de los puntos de vista de los re­volucionarios rusos y los ucranianos.

E. Onatskyi