El Ermitaño, Ilia Cavcavadze

[Gandeghili]. La obra más importante del poeta, promotor del renacimiento na­cional y literario en Georgia. Canto a la se­rena sencillez de los humildes, al amor a la patria y a su gran pasado, el poema está lleno de un profundo sentimiento lírico y patriótico. Sobre las descripciones de la naturaleza, de los montes y de sus habi­tantes, flota un episodio inspirado en las tentaciones de San Antonio: se desenca­dena en la montaña un violento temporal y una pastorcilla, sorprendida lejos de su casa, se ve obligada a refugiarse y pasar la noche en la solitaria celda de un ermi­taño.

Las tentaciones que la belleza de la durmiente despiertan en el religioso varón, la terrible lucha que se enciende en su carne y la ardiente invocación de ayuda a la Virgen, están expresadas en el poema con sugestiva fuerza. Aunque el autor re­vela en su obra cierta influencia de Byron y de Goethe, la autenticidad de su vena lírica es capaz de hacer del poema una de las obras maestras de la literatura román­tica georgiana. El ermitaño ha sido tradu­cido al inglés por Marjorie Wordrop.

B. Sadathierashvili