Canciones de Cuartel, Rudyard Kipling

[Barrack Room Ballads]. Recopilación de poesías de Rudyard Kipling (1865-1936), publicada en 1892. Es el primer volumen de versos de Kipling, mediante el cual (hasta entonces sólo era conocido como narrador) se reve­ló al público inglés como poeta. Estas poe­sías, que en su mayoría ya habían sido publicadas en revistas y periódicos, especial­mente en el «National Observer», están compuestas en jerga soldadesca y describen la manera de vivir, de sentir y de pensar del soldado colonial inglés. En ellas Kipling, empieza a manifestarse como aparecerá to­talmente en las Cinco Naciones (v.), es de­cir, el poeta del imperialismo, el exaltador del poderío inglés que se extiende por cuatro continentes, entre los cuales navegan vigilantes las naves innumerables e incan­sables a través de los mares domados, ser­vidas por un ejército de hombres valerosos y fieles. También otros motivos conexos y subordinados a la predominante inspiración imperialista, como la poesía de las máqui­nas y la poesía del océano, motivos que se­rán característicos de su producción ulte­rior, encuentran aquí su raíz.

Todo ello en tono menor, pues las Canciones de cuartel quieren ser la representación completa y verdadera de la vida del soldado, la expre­sión fiel de sus pasiones, de modo que en ellas aparece un hombre vivo, con sus de­fectos y virtudes, merecedor de la conside­ración y respetuoso amor de la nación. Ki­pling alaba la vida militar por ser aquélla en que se aplican libremente las energías del individuo y que crea una voluntad fuer­te, viril y decisiva. Los medios que el poe­ta ha empleado para expresar su ideal de fuerza y de energía, metros robustos y fuer­temente acentuados, formas tomadas del lenguaje popular, coloreadas y expresivas, se adaptan perfectamente a la materia y producen un resultado completo. Son fa­mosos los versos: «On the road of Mandalay, Wherer the flyn’-fishes play» [«Camino de Mandalay, donde juegan los peces vola­dores», en «Mandalay»]; «Oh, East is East, and West is West, and never the twain shall meet» [«¡Oh!, Oriente es Oriente y Occi­dente es Occidente, y nunca ambos se en­contrarán»], en «The Balad of East and West»); «And what should they know of England who only England know?» [« ¿Y qué sabrían de Inglaterra los que sólo co­nocen Inglaterra?», en «The English Flag»].

F. Foresio