Wilhelm Kienzl

Nació en Weizenkirchen (Austria) el 17 de enero de 1857 y murió el 19 de octubre de 1941 en Viena. Era hijo de un abogado. Estudió composición con Mayer y Rheinberger, y llegó a ser amigo íntimo de la familia Wagner. En el ámbito wagneriano, precisamente, desarrolló su ac­tividad de compositor, que abarcó todos los géneros musicales, pero fue esencialmente fecunda en el teatral. Su primera ópera. Urvasi (1886), gustó sobre todo por la gra­cia de las melodías y la habilidad de la orquestación; sin embargo, reveló cierta debilidad dramática, defecto que se vio confirmado en Heilmar der Narr (1892).

El evangelista (1895, v.), que tuvo más éxito, señaló una mayor perfección; tal obra musicalmente agradable y exenta de com­plicaciones rebuscadas, muestra un talen­to musical que sabe aprovechar elementos folklóricos y sentimentales, siquiera a veces adolezca de ingenuidad. En cuanto a las producciones siguientes, sólo Der Kuhreigen (1911) logró resonancia internacional con todo, ninguna consiguió renovar el fe­liz momento creador de El evangelista.

C. Marinelli