Sergei Nikolaevich Sergeiev-Tsenski

Escritor ruso. Nació en Preobraienskoé (go­bierno de Tambov) en 1875. Fue maestro y se dio a conocer como escritor al publicar un volumen de versos titulado Pensamien­tos y sueños (1901), al que siguieron algu­nos cuentos, entre ellos La tristeza de los campos, y una novela: Babaiev (1907). En los nuevos amos de los destinos de su país, después de la revolución de octubre, no vio de momento más que a los destructores de la antigua cultura. Sus temores le inspiraron una nueva novela: Los que están destinados a desaparecer (1927), en la que muestra sus simpatías por los últimos representantes de una Rusia para siempre desaparecida, y presenta a los revolucionarios bajo una apariencia casi repugnante.

Con todo, su manera de pensar frente a la revolución cambió radicalmente a partir de la tercera década de este siglo. En aquella época reanudó su novela Valia (1914), que fue elogiada por Gorki, y escribió una continua­ción de la misma en varios volúmenes, bajo el título general de Transfiguración (v.). En esta obra el autor nos demuestra que la revolución socialista era el único medio capaz de desarrollar las fuerzas auténticas de la nación. Galardonado con el premio Stalin (1941), miembro de la Academia de Leningrado (1943), nuestro autor, ya con­vertido en escritor soviético, escribió otra novela en tres volúmenes: Las penas de Sebastopol (1936-38) en la cual exalta el heroísmo del pueblo ruso en la guerra de 1853-56.