László Teleki

Nació el 11 de febrero de 1811 en Pest, donde murió el 5 de mayo de 1861. Hijo del homónimo fundador de la biblioteca de la Academia Húngara de Cien­cias, heredó las nobles tradiciones espiri­tuales y morales de una familia que durante siglos enteros había ilustrado, con sus nu­merosos e insignes políticos,eruditos y me­cenas, la historia política y cultural de Hungría. Realizados los estudios de Derecho en la Universidad de Berlín, fue elegido, todavía muy joven, diputado al Parlamento, donde pronto se distinguió como eficaz ora­dordel partido reformista dirigido por Kossuth. Posteriormente actuó como jefe dela oposición en la Cámara Alta, de la que era miembro por derecho de nacimiento. Adver­sario inflexible de los Habsburgo, y embaja­dor de Hungría en París durante los años de la guerra por la independencia, después de la derrota fue condenado a muerte en rebeldía, y, por ello, siguió viviendo fuera del país. En 1860 obtuvo el perdón, a condi­ción de mantenerse alejado de la política, a pesar de lo cual cedió a su temperamento y a la popularidad que le rodeaba y reapa­reció en 1861 en la escena pública, al frente del partido opuesto a los principios políticos de Francisco Deák, tendentes a la reconci­liación con la dinastía. En discordia consigo mismo, poco antes del debate final que ha­bía de decidir la actitud de la nación frente al rey, se quitó la vida. Su única obra lite­raria es un drama romántico, El favorito (1841, v.), en el que, dentro de la tradición de Gibbon, trazó un cuadro sugestivo de la Roma decadente del tiempo de Valentiniano III y supo dar vida a varias figuras con una introspección psicológica nada co­mún; en cambio, no fue afortunado en la estructura de la compleja intriga, basada en crueles e inverosímiles actos de venganza del protagonista, Petronio Máximo.

E. Várady