Joaquín Miller

(Cincinnatus Hiner, Miller) Nació en Liberty (Indiana) el 10 de mar­zo de 1839 o el 10 de noviembre de 1841, murió en Oakland el 17 de febrero de 1913. Residió de muchacho en Oregon, de 1850 a 1855, asistiendo a la escuela en Eugene. Huyó después con un compañero a Califor­nia, atraído por el oro, y trabajó como co­cinero en un campamento de mineros. En 1857 vivía con los indios Digger, se había casado con una indígena y tomaba parte en sus robos de caballos: por tal razón fue detenido; pero un amigo le facilitó la huida de la prisión. Vuelto a Oregón poco des­pués, asistió durante algún tiempo al Co­lumbia College de Eugene, enseñó en el Washington Territory y en 1861, en Port­land (Oregón), fue habilitado para el ejer­cicio de la profesión de abogado.

A conti­nuación organizó un servicio de posta a caballo («pony-express»), entre Washing­ton Territory e Idaho, y con las ganancias de este negocio compró en 1863 el Democratic Register de Eugene. Su primer tra­bajo fue una carta en defensa del bandido mejicano Joaquín Murrieta, de donde de­rivó el sobrenombre dado a Miller por sus amigos. Cuando el diario fue suprimido por el Gobierno federal durante la guerra civil a causa de sus simpatías por la Confede­ración, Miller se trasladó a Canyon City (Ore­gón), publicando allí dos volúmenes de poesías, Specimens (1868) y Joaquín et al (1869). En 1870 pasó a San Francisco y de allí a Londres, donde fue introducido en la sociedad por W. H. Rossetti, y en 1871 publicó Cantos de las Sierras (v.).

Durante algunos años residió y viajó por Europa y Sudamérica, publicando obras en verso y en prosa: Songs of the Sunlands (1873), Life amongst the Modocs (1873), The Ship in the Desert (1875), The Baroness of New York (1877), Songs of Italy (1878) y por último Light (1907). Después de haber vi­vido en varias ciudades de Norteamérica, compró en Oakland una propiedad a la que llamó «The Hights». Allí llevó una vida sencilla y se convirtió en una de las figu­ras más populares de California.

L. R. Lind