Janko Kersnik

Nació en Brdo el 4 de septiembre de 1852 y murió en Liubliana el’ 28 de julio de 1897. Ocupa, como narrador, un lugar de importancia en la historia de la literatura realista de Eslovenia. Todavía es­tudiante de segunda enseñanza en Liublia­na, empezó ya a publicar versos en esloveno — luego de haber intentado seguir los cami­nos de la lírica alemana — en el Slovenski Glasnik [Mensajero esloveno]. Más tarde, sus poesías al estilo de Heine fueron acogi­das por la revista Zvon [La esquila]. Cur­sados cuatro años de jurisprudencia en Viena y Graz, ingresó en 1875 como pasante en la administración de rentas de su pobla­ción natal.

En literatura pasó resueltamente de la poesía a la prosa. En 1876 apareció su primera novela. Al año siguiente obtuvo una plaza de notario en Brdo, y durante el resto de su existencia pudo entregarse a las letras con calma y serenidad relativas. El influjo directo de Jurchich y el desarrollo gradual de sus dotes de observador le llevaron cada vez más hacia el realismo. En novelas pron­to llegadas a la celebridad — como El testa­mento (v.) o La culpa del padre [Ochetov greh] —pudo expresar lo mejor de su arte, basado en la descripción de ambientes pro­vincianos y campesinos y en el análisis de dramas individuales.

R. Picchio