Hermias Sozomeno

Nació en Betelia, cerca de Gaza (Palestina), en el seno de una familia cristiana, y fue abogado en Constantinopla bajo Teodosio II (401-450). Tras la compilación de un resumen, hoy perdido, de la Historia eclesiástica (v.) de Eusebio, hasta 323, dedicó al mencionado emperador su obra principal, una Historia eclesiástica (v.) en nueve libros, que abarca el período 325-439; el verdadero relato, em­pero, termina en 421 (fecha de la muerte de Constancio III); no sabemos si el final se perdió o bien fue suprimido, quizá por orden del soberano.

Sozomeno trata, por tanto, la misma época estudiada por Sócrates el Historia­dor, con el cual intenta competir mediante la composición de una obra de mayores empeños y más atrayente en cuanto al as­pecto literario. El mismo Focio la juzgaba superior a la de Sócrates, en realidad em­pleada por Sozomeno junto a varias fuentes más (algunas de ellas, como la Historia lausiaca, no utilizadas por Sócrates). Nuestro autor se distingue también de su rival por su interés respecto de las corrientes ascéticas y de la difusión del cristianismo fuera del Imperio (en Persia, etc.). No obstante, aun cuando en los mencionados aspectos supere a Sócrates, resulta inferior a éste en espí­ritu crítico.

A. Pincherle