Françoise d’Aubigné, mar¬quesa de Maintenon

Nació en la alcaidía de la cárcel de Niort el 17 de diciembre de 1635 y murió en Samt-Cyr el 15 de abril de 1719. Era nieta del famoso Agripa d’Aubigné, y al regreso de América, a donde le condujera su pa­dre, abjuró del protestantismo (1648). Ca­recía de bienes de fortuna y de apoyo, y en 1652 contrajo matrimonio con el poeta Scarron, enfermo, para quien sólo fue una admirable enfermera. Viuda en 1660, tuvo la suerte de llegar (1669) a institutriz de los hijos de Luis XIV y Mme. de Montespan, a la cual sucedió finalmente como fa­vorita del rey. Ejerció una gran influencia en éste, quien se casó con ella en secreto en 1683; en 1676 el soberano la había nom­brado marquesa de Maintenon. Se le repro­cha su participación en la revocación del Edicto de Nantes. Educadora por natura­leza, en su actividad como tal hay que buscar las razones de su extraordinario en­cumbramiento.

Su constante vocación peda­gógica la llevó a crear la Casa Real de Luis XIV en Saint-Cyr, donde acogió a 250 muchachas nobles y pobres; tal institución, concebida al principio bajo formas de ma­yor libertad (el rey no quería que se pare­ciera en nada a un convento), acabó con­virtiéndose (1692) en un monasterio de la orden de San Agustín, con lo que su disci­plina adquirió cierta rigidez. Para este cen­tro escribió la marquesa varios tomos de reglas e instrucciones (v. Espíritu de la edu­cación de las jóvenes de Saint-Louis), que, incluso dentro del rigor de las concepcio­nes religiosas y de los cerrados criterios de la época acerca de la educación femenina, revelan una inteligente amplitud de miras y una aguda penetración psicológica. Tales cualidades se dan asimismo en las Cartas (v.) de nuestra autora.

G. Alfieri Todara Faranda