Antonio Minturno

Nació en Traetto, hijo de Antonio Sebastiani y de Rita Magistra; murió en Crotona en 1574, y se llamó Mintumo del nombre antiguo de su pueblo natal o del sobrenombre de la abuela materna. Es­tudió Filosofía con Agostino Nifo en Nápoles, en Sessa Aurunca y en Pisa, y tam­bién griego y hebreo. Durante cierto tiem­po vivió en Sicilia, donde el duque de Monteleón, virrey de la isla, le protegió y le asignó una pensión anual de doscien­tos ducados. En 1521 se encontraba en Roma. Por una carta de San Ignacio de Loyola sa­bemos que Minturno trabajó con ahínco para que surgiera en Nápoles el primer colegio de jesuitas.

Reunió también una riquísima bi­blioteca, casi toda ella perdida en los mo­tines populares de Nápoles en 1547. En 1559 fue nombrado obispo de Ugento, y con este título tomó parte en el Concilio de Trento. A partir de 1565 hasta su muerte rigió la sede episcopal de Crotona. Com­puso en perfecto estilo ciceroniano un pla­tónico De poeta (1559); pero en aquellos años alcanzó el aristotelismo un triunfo completo y él se vio obligado a revisar su trabajo, publicando cuatro años después un Arte poética (1563, v. Poética de Aristóte­les) en lengua vulgar, en la que consigue vencer su antigua repugnancia a conside­rar el hecho estético en sus relaciones con el hecho moral.

A. Altamusa