Abū Müḥmmad ‘abd al-Ḥaqqibn Sab‘īn

Filósofo y místico arabigoespañol; nació en Murcia en 1216 y murió en La Meca en 1270. De noble familia, estudió ciencias alcoráni­cas y Filosofía con Ishac Bendaac, y puede considerársele como discípulo de Abenarabi. Joven todavía, se trasladó a Ceuta donde fundó una secta religiosa cuyos componen­tes, que llamaba «sabinies», practicaban la extrema pobreza vistiendo sólo un manto de lana y una casaca de burda tela y dur­miendo por las noches a la intemperie en pueblos y caminos. Pronto los «alfaquíes» condenaron sus doctrinas y aquella manera de vivir tan contraria a las costumbres; y como el anatema fue muy duro, nuestro autor se quedó prácticamente sin seguido­res, En busca de un ambiente más propicio, marchó a La Meca, de cuyo emir se hizo discípulo.

Allí escribió gran parte de sus obras y redactó el documento por el cual los jerifes reconocían la soberanía del sultán de Ifriquía, Almostánsir, sobre la ciudad santa. Su obra capital es Cuestiones Sici­lianas (v.), escrita expresamente para el emperador de Sicilia Federico II en contes­tación a ciertas preguntas sobre temas filo­sóficos y religiosos; el contenido deriva de Aristóteles y Platón, pero vistos a través de los comentaristas musulmanes. Murió, según parece, a consecuencia de haberse abierto él mismo las venas.

J. R. Manent