Las Memorias del Diablo, Frédéric Soulié

[Les mémoires du diable]. Publicado en 1837- 38, es el libro más célebre de Frédéric Soulié (1800-1847), el inventivo y quizá de­masiado fecundo escritor de novelas la­crimosas y terroríficas.

La larguísima tra­ma, dividida en múltiples partes, es una sucesión de historias lúgubres donde sólo se habla de robos, raptos, adulterios, in­cestos, fratricidios, parricidios y abomina­ciones de todas clases. Estas escenas se insertan en la vida del barón Armando Luizzi de Ronquerolles, quien obtiene, me­diante un pacto con el diablo, como obtu­vieron ya sus antepasados, que Satanás, a cambio de su alma, satisfaga todos sus de­seos. Esta condición fallará si Luizzi pue­de probar que ha sido feliz al menos du­rante diez años. Armando, con la ilusión de encontrar un camino hacia la felicidad, hace que le revele el diablo todas las pa­siones de los hombres y su vida secreta. Así empiezan los tremendos relatos del diablo, combinados con las aventuras del barón Armando que se convierte, por obra del demonio, en\ instrumento inconsciente del mal. Tres mujeres de sentimientos nobi­lísimos a quienes ama con diverso afecto, su hermana, su amante y una desgraciadí­sima dama, son arrastradas por él a la ruina, a pesar de sus sinceros deseos de beneficiarlas. En el momento en que se cumple el plazo del pacto infernal, le pa­rece advertir a las tres mujeres rezando en torno a su lecho de moribundo, invitándole a dirigirse a Dios; pero el demonio le apre­sa y el castillo de Ronquerolles se hunde dejando en su lugar un profundo precipicio que los aldeanos llaman «la boca del in­fierno». Las Memorias del diablo pertene­cen a la novela de folletín, cuyos maestros fueron Dumas padre, Sue y Soulié.

M. Zini