El Agente secreto, J. Conrad

Verloc, un espía infiltrado en una organización anarquis­ta vive en el Soho con su esposa Winnie y el hermano me­nor de ésta, Stevie, poco menos que un mentecato al que la mujer protege con afecto. Verloc se ve empujado a per­petrar un atentado terrorista con el fin de provocar una violenta reacción de la opinión pública contra los anar­quistas y de justificar una operación represiva por parte de la policía. Así pues, decide llevar a cabo personalmen­te el atentado contra el Observatorio de Greenwich, lu­gar al que se dirige con Stevie, que es quien lleva el in­genio explosivo; pero el muchacho tropieza y en su caída provoca la explosión que lo destroza. La única pista en poder de la policía es un pedazo de tela con la dirección de Soho que Vinnie identifica como la etiqueta del traje de Stevie. A pesar de que Verloc intenta convencerla de que no había sido su intención causar daño al mucha­cho, la mujer lo apuñala mientras descansa. Aterrada por la acción cometida, Winnie parte para el continente con Ossipon, un amigo de Verloc que en otros tiempos la ha­bía cortejado y que ahora está convencido de que fue Ver­loc quien saltó por los aires. Tan pronto descubre la ver­dad, Ossipon la abandona, y la misma noche Winnie se arroja por el puente del transbordador en las aguas del Canal de la Mancha.