Relación de las Bellas Artes con la Naturaleza, Friedrich Wilhelm Schelling

 [Ueber das Verháltniss der bildenden Künste zur Natur]. Es un discurso, de 1807, que pronto se hizo famoso, en el que Friedrich Wilhelm Schelling (1775-1854) enumera los principios esen­ciales de su estética, con especial conside­ración a todas las artes plásticas.

Contra la estética de la imitación de la naturaleza y de las obras de la Antigüedad, sostiene Schelling que el artista no se debe poner frente a la naturaleza y a las obras del arte antiguo como si se tratara de un objeto externo, sino remontarse a la fuerza poderosa y creadora que actúa en la natu­raleza y en las producciones humanas. Toda producción de la naturaleza tiene un solo momento de plena existencia y belleza, que reúne todo cuanto le consiente su idea de ser; el arte, representándolo en aquel instante, lo arrebata al tiempo y lo eleva a la eternidad; por ello el arte consigue lo que la naturaleza no puede lograr, es decir, plasmar la idea en la plenitud de su rea­lización. El objeto del arte es el individuo, pero sólo en cuanto coincide con su esencia.

A. Tilgher

Una mezcla de fatuidad francesa y de metafísica alemana. (Constant)

Schelling ama el concepto del arte, pero no ama ni comprende las obras de arte. Más bien que dominar con sus nuevos conceptos los juicios habituales, los admite como verdades incontrovertibles, para justificar sus propios conceptos. (L. Venturi)