Medea, Battista Niccolini

En Italia, Giovanni Battista Niccolini (1782-1861), siguiendo el original griego, nos presenta en su tragedia Medea, publi­cada entre 1810 y 1814, en metro metastasiano, a una mujer consciente de sí misma y de su terrible valor: la debilidad feme­nina sólo la domina durante breves instan­tes, su amor tiene una violencia salvaje, su afecto materno la asusta a sí misma, pues sabe de lo que puede ser capaz, de modo que, cuando Jasón le pide sus hijos, tiene la clara visión de encontrarse en el borde de un precipicio. En esta conciencia de su naturaleza trágica, contra la cual, empero, no puede luchar, la Medea de Niccolini constituye un personaje nuevo y supera las de otros modernos que quisieron evocar a la sombría encantadora.

U. Dèttore